Iniciaron las sesiones del Honorable Concejo Deliberante de Malvinas Argentinas

El momento más emotivo de la jornada fue protagonizado por la iniciativa de la concejal Sol Jimenez Coronel y una vecina de Grand Bourg con quien se saldó una deuda de 36 años: llamar a la plaza Maure con el nombre de su hijo caído de Guerra en Malvinas.

 El año legislativo comenzó con la primera sesión ordinaria en el Honorable Concejo Deliberante de Malvinas Argentinas. Los 24 ediles se dieron cita en el recinto por la mañana para dirimir por la aprobación o no de una gran cantidad de proyectos que los diferentes bloques fueron presentando.

El extenso debate transcurrió sobre la rendición de cuentas a cargo de la comisión de Hacienda. La misma fue aprobada con la totalidad de los votos del oficialismo local y el bloque del Frente Renovador.

En el medio del transcurrir la sesión, el proyecto que se robó todas las miradas fue el impulsado por la concejal Sol Jimenez Coronel, quien le cumplió el sueño a Nora Beatriz Segura de Azar, una vecina de Grand Bourg, madre de Domingo Miguel Azar, tripulante del ARA General Belgrano, Caído y Héroe de Malvinas con tan solo 16 años.

El primer proyecto de la joven concejal consistió entonces, básicamente, en homenajear a Nora y a su hijo, colocándole su nombre a la hasta hoy “Plaza Maure", delimitada por las calles Maure, Cap. Bermúdez, Gral. Soler y Albuera. Nora trabaja en la primaria que queda frente a esta plaza, la Escuela Primaria N°29. Y  Domingo Miguel cursó el primer año de secundaria en la Escuela Media N°2.

En la presentación de este proyecto, Sol Jimenez habló en representación de Nora y pidió a todo el cuerpo de concejales: "Su madre quiere hacer efectivo el cambio de nombre de la plaza “Maure” por la plaza Domingo Miguel Azar para que se le otorgue un reconocimiento a su hijo por sus actos heroicos durante el hundimiento del A.R.A Belgrano. También porque quiere un reconocimiento sobre la causa de la guerra de Malvinas para que no sea olvidado ni ignorado por los vecinos del distrito".

Sumergido el recinto en una atmósfera de emotividad, la joven concejal y Nora pudieron darse un abrazo luego de que se aprobase el proyecto: “No saben lo importante que es para mí todo esto y lo feliz que me han hecho”, dijo Nora sin contener su emoción.

Por otro lado, y al finalizar el encuentro, Solange comentó: “Mi idea es seguir trabajando y demostrar que puedo dejar mi sello escuchando y ayudando a los vecinos que es lo más importante”.

Comentarios