miércoles, diciembre 2, 2020

Un cartero de Vicente López recorrió el mundo en su moto

Mariano Albornoz, un cartero de 31 años y vecino de Vicente López, salió desde el estadio de Platense en agosto de 2013 con el sueño de conocer el mundo. En dos años y medio recorrió 40 países hasta llegar a la sede central de Yamaha en Japón.

Más Leído

Continúa el plan de asfalto y bacheo en Munro

Con el objetivo de optimizar la vida útil del pavimento en los puntos de mayor circulación, las obras...

Vicente López se sumó a la campaña de concientización para el cuidado del medio ambiente

Cientos de vecinos participaron de la jornada de limpieza de la costa, para ello, se invitó a los...

El instituto Bignone de Vicente López celebra el 19º aniversario

El objetivo principal del instituto y de todos los profesionales que integran al Bignone, es lograr el bienestar...

Presupuesto participativo: Avanzan las obras en el club Colegiales

A través del presupuesto participativo, el municipio desarrolla obras que beneficiarán a cientos de vecinos que realizan actividades...

Junté mis dos pasiones, viajar y el motociclismo, y me decidí a hacer un viaje extenso, conociendo diferentes países, culturas y gente, con un sueño de libertad que hacía mucho tiempo quería hacer realidad”, contó Mariano Albornoz. Con una moto Yamaha XTZ 125 que no supera los 80 kilómetros por hora, el cartero de 31 años afirmó que “no hace falta ser rico ni tener una moto grande, solo hay que tener la actitud, paciencia, decisión y tiempo”.

“El tiempo es lo más importante. Preferí salir con tiempo antes que con dinero, que es más secundario, y eso me permitió valorar mucho más otras cosas”, dijo el aventurero. De ese modo “se siente más la confianza y la esencia de la gente, volvés a querer y valorar todo un poco más”, indicó, y agregó que en sus visitas a diferentes países se las fue “rebuscando” con su profesión “y en algunos lugares podía conseguir trabajo y juntaba algo más para seguir el viaje”.

“Salí con el sueño de dar la vuelta al mundo pero sin saber hasta dónde llegaría, con poco presupuesto y una moto pequeña, pero paso a paso fui subiendo desde Argentina hacia el norte, crucé a Chile, quizás la parte más dura ya que atravesé el desierto de Atacama y la cordillera de los Andes, para dirigirme al sur de Perú”, reseñó. En ese país “los caminos son largos, con rectas infinitas, los días muy calurosos y las noches gélidas, pero había que seguir”, y mediante parajes en “medio del campo o en estaciones de servicio para dormir, pasé por Ecuador, un país pequeño pero bello”, contó, y también por “Colombia, un país hermoso y con gente que lo hace grande”.

Al visitar Venezuela, se presentó la complicación de cruzar hacia Centroamérica, pues “tenía que esperar el barco justo para que lleve la moto al puerto de Colón”, continuó, y detalló que tras quince días de espera pudo “recorrer Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala y Belice”. Tras completar América Central “llegó la etapa de entrar a México, un país muy grande, donde en las fronteras me dieron seis meses de estadía, que es poco para todo lo que hay que ver. Pero pude recorrer 23 de los 32 estados” que lo conforman, donde visitó “lugares alucinantes”, aseguró a la agencia Télam.

Ya en febrero de 2014, para cruzar el océano Atlántico despachó la moto “desde el puerto de Veracruz hacia Barcelona y después de 45 días de viaje y espera me reencontré con mi compañera -dijo-, para comenzar la cuarta etapa y recorrer eventos de motos en España y Europa”. En España “pasé más de tres meses, conocí muchos amigos y amigas, pero sobre todo agradezco a la hermandad motera que hizo que todo fuera más simple”, señaló el joven, y resaltó que “gran parte de la financiación del viaje fue a través de todo el ambiente del motociclismo mundial, donde colegas me daban alojamiento, información y se generaban amistades”.

De Europa “traje muchos recuerdos y momentos, pude conocer muchas ciudades de Francia, Italia, Alemania, Suiza, Holanda, Bélgica, Portugal y algunos países del Báltico”, relató Albornoz. Y agregó: “Nuestro único medio para informarnos es la televisión, y realmente estando en esos lugares te das cuenta que no es como te lo cuentan”. Desde los nórdicos llegó a Cabo Norte y entró a Rusia, donde tuvo “muy buena relación, con su fuerte cultura motociclista. En Tartaristán me sorprendí mucho con la cultura y la buena gente”.

“Conviví en Asia y Europa mucho tiempo con la comunidad musulmana, que es muy hospitalaria; seguí camino hasta Vanino, en la otra punta del país”, indicó, para luego cruzar a Japón y llegar al destino, que era la fábrica de Yamaha“. Albornoz dijo que se sorprendió “al ver bases militares constantes e instaladas de Estados Unidos en España, en el sur de Japón, en Kuwait y en muchos otros países”. “Próximamente me gustaría recorrer Turquía, Irán, Pakistán, Afganistán, India y el sudeste de Asia”, contó el joven cartero de Vicente López.

Comentarios

Vicente López sigue apoyando los negocios barriales

Esta nueva edición, que se extiende hasta el domingo 29, contará con la participación de 4 heladerías de...

Campaña contra la violencia de género en San Isidro

Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, y a partir de esa...

Plazas: San Isidro habilitó espacios de juegos y aparatos de actividad física

Los vecinos y vecinas del Partido de San Isidro ya pueden volver a disfrutar de los juegos y estaciones saludables en las plazas....

Empezaron las clases de revinculación en la mitad de los colegios de San Isidro

Después de siete meses, más de la mitad de los colegios de San Isidro empezaron las clases de revinculación. Alumnos de los últimos...

En formato Take Away Plus, vuelve el festival gastronómico Bocas Abiertas a San Isidro

Con estrictas medidas sanitarias y respetando los protocolos de distanciamiento social obligatorio, la VIII edición del festival Bocas Abiertas dejará este año el...

Más Articulos como éste

Comentarios